Aspectos a tener en cuenta en el riesgo eléctrico

“La cantidad de accidentes eléctricos que se dan en Colombia en el año, podrían estar perfectamente en el orden de 20 mil ó 30 mil. De todos esos accidentes, son unos pocos cientos los que terminan en incendios o problemas serios para la salud de sus afectados, lo que genera una disyuntiva ya que al ser tan pocos, no aparecen en las estadísticas y no se le presta la atención que merece este tema” explica Jaime Alberto Blandón Díaz, presidente de la empresa Ingeniería Especializada- IEB.

Saber por ejemplo que el 40% de los incendios se da por el sobrecalentamiento de enchufes y tomas de corriente o fusibles fundidos, es decir por instalaciones eléctricas en malas condiciones, o que un accidente eléctrico puede causar asfixia, alteraciones en el ritmo cardiaco o incluso amputación puede ser la diferencia y debería ser un asunto de salud pública.

CIDET habló con Jaime Alberto Blandón Díaz, presidente de la empresa Ingeniería Especializada- IEB, uno de los mayores expertos que tiene el país en materia de riesgo eléctrico, quien nos explicó  algunas consideraciones a tener en cuenta en este importante tema.

¿Qué es el riesgo de origen eléctrico?

Es aquel susceptible de ser producido por instalaciones eléctricas, partes de las mismas, y cualquier dispositivo eléctrico bajo tensión, con potencial de daño suficiente, para producir fenómenos de electrocución y quemaduras.

¿Por qué es importante llevar a cabo las medidas necesarias para eliminar el riesgo de origen eléctrico?

A medida que el uso de la electricidad se extiende, se requiere ser más exigentes en cuanto a la normalización y reglamentación de la misma, es por esto que desde hace 10 años existe en el país el Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas- RETIE, que tiene como objeto fundamental, establecer medidas que garanticen la seguridad de las personas, de la vida animal y vegetal y la preservación del medio ambiente, previniendo, minimizando, o eliminando los riesgos de origen eléctrico.

¿Cómo estamos en Colombia en esta materia?

“Las instalaciones viejas en Colombia tienen dos problemas fundamentales que las hacen más riesgosas. El primer problema es que fueron construidas sin normas obligatorias y por tanto no hay información de cómo fueron calculadas, construidas, montadas y qué medidas de protección tienen. El segundo problema es que al ser más viejas, los equipos tienen mucha más tendencia a fallar a medida que pasa el tiempo, porque se va acercando a la vida útil de los componentes y la posibilidad de que pase algo y fallen es muy alta” comenta Jaime Blandón.

El país entró hace unos 10 años en el tema en el que las instalaciones colombianas tienen que cumplir una normativa. El RETIE dictamina que aquellas instalaciones anteriores a 2005 deben cumplir con estar certificadas.

“Es importante que seamos conscientes de que la seguridad no es un problema individual, sino un problema de todos. En la mayoría de los casos no sabemos ni qué voltaje, ni qué corriente, ni qué potencia y abusamos de esa ignorancia para jugar con la electricidad, perdimos el respeto por algo que se volvió cotidiano, pero que continúa siendo sumamente peligroso” agrega Blandón.

¿Qué signos podrían alertarnos respecto a problemas en las instalaciones eléctricas?

“Nos enseñamos a vivir con las cosas malas, quebradas, expuestas, y eso no está bien. No está bien que los switches estén quebrados o los cables estén expuestos. El hecho de que en una tormenta eléctrica haya habido daños como que se quemen los electrodomésticos, o se vean chispas dentro de la casa, eso es un síntoma  de que hay que hacer una revisión completa de la instalación, porque se supone que hay mecanismos para controlar eso y si no operaron  es o porque o no existen o porque fueron insuficientes, entonces ameritaría entrar a revisar y mirar qué hacemos porque el riesgo quedó evidenciado en el momento en el que hubo un daño” argumenta el presidente de IEB.

Otro signo de alerta de que están fallando las instalaciones eléctricas es cuando en la factura de servicios se evidencia un alza significativa en el consumo de energía sin ninguna justificación.

“El operador de red está obligado a hacer esa revisión. Cuando usted paga la factura de energía le cobran por atenderlo y usted puede, si ve un desfase, llamar a la oficina de peticiones, quejas y reclamos, preguntar por un consumo excesivo de energía que no corresponde con la realidad y pedir que se haga una revisión de si es una falla. Ellos deben ir a su casa, hacer una revisión y mirar qué es lo que está pasando”  explica Jaime Blandón.

Faltan estadísticas en riesgo eléctrico

Colombia es pobre en materia de estadísticas sobre riesgo eléctrico. En los casos en los que el accidente no terminó en un hospital, no se registran.

Tampoco tenemos estadísticas de los accidentes que se registran en el hogar. En la industria las ARL deben llevar por obligación el registro y es del orden de 150 accidentados por año, pero los accidentes que a diario se ven cuando un familiar intenta hacer una maniobra eléctrica y sale electrocutado nunca se tiene en cuenta.

Debemos empezar a mirar este tema con suma preocupación, exigir como dueño de una casa o de un local el certificado de las instalaciones eléctricas y propender por todos los cuidados necesarios.

La electricidad es un enemigo silencioso, no se puede ver, oír y oler, pero está ahí latente, hace parte de nuestra vida cotidiana, y como parte de ella, debe ser tomada en cuenta con precaución.

Información para periodistas, contactar a Martha Patricia Giraldo en el teléfono (4) 4441211 extensión 164, 3003311492; martha.giraldo@cidet.org.co

Categoría: