Consumo Energético y Regulación en Colombia a 2030

El Fenómeno del Niño, y la caída en los precios del petróleo, en el caso de Colombia, bajo el esquema actual de regulación, fijado por la Ley 142 de 1994, afectaron la capacidad financiera de generadores, distribuidores y comercializadores, por sobrecostos derivados del cumplimiento de contratos, y su inflexibilidad frente a externalidades tanto ambientales como económicas, derivadas de la formación de precios de referencia en el mercado mundial de hidrocarburos.
 
Este artículo, a través de análisis Ex-Ante y Ex-Post de la demanda, bajo el marco regulatorio actual, pretende establecer el impacto del consumo frente a cambios en los esquemas de regulación, donde la rigidez de precio pueda aumentar o disminuir, mediante a) estimaciones no paramétricas y econométricas de elasticidad precio - demanda, y de consumo potencial de energía eléctrica, por estratos, y por edades, a nivel nacional y por regiones; b) funciones econométricas de impulso - respuesta, derivadas del empleo de modelos multiecuacionales de series de tiempo para identificar la capacidad de reacción.
 
Los resultados del trabajo muestran: a) en escenarios donde se incrementa el porcentaje de población menor de 30 años, la tasa de crecimiento potencial de consumo de electricidad se reduce; b) en escenarios donde se incrementa la edad promedio de la población, y se reduce el tamaño de hogares, el consumo de electricidad se suaviza, y choques en precios, provenientes de una mayor o menor regulación, hacen más sensible al consumidor, siendo potencialmente más provechoso en términos de beneficio/costo para el generador, un escenario de menor regulación; c) frente a escenarios de mayor volatilidad en precios de hidrocarburos, el esquema
actual de regulación sensibiliza más al consumidor desestimulando su gasto en electricidad y opciones de sustitución; d) escenarios energéticos donde se incrementa la oferta de energía renovable, reducen la sensibilidad en el consumo de energía, en particular, cuando se modela una mayor volatilidad de precios de hidrocarburos, en particular petróleo y gas natural, bajo la cual, se dan reducciones de dichos precios tipo escalera, donde el precio cae rápidamente para situarse en nuevos niveles por período de tiempo al menos de tres años.
 
Los resultados recomiendan apuntar en Colombia, a un desmonte gradual de la regulación y un incremento en el uso de energías renovables, previendo cambios drásticos sea al alza o a la baja en los precios de hidrocarburos.
 
Para ver este artículo completo de la Revista CIDET, de click aquí
Categoría: